sábado, 25 de julio de 2009

Eterno grumete

Me gusta mirar al mar desde el acantilado, mientras preparo velas, levanto mástiles, apuntalo tablas, tallo mascarones, lanzo poemas en botellas. Sé que tarde o temprano, tendré que volver a zarpar. Y llegado el momento, arrío velas, levo anclas… En la mar disfruto con las olas serenas y las calimas. Y miro a las gaviotas. Como todos, sufro con las tempestades, los arrebatos del mar, los capitanes tiranos… ¿Adónde lleva el barco? No lo sé. El barco nunca está terminado. Ha muerto el maestro armador. ¿Qué importa? Si naufrago, voy a parar a otra costa y me levanto, busco un acantilado para mirar al mar. Y luego, apuntalo tablas, levanto mástiles…

Imagen: El Último Grumete de la Baquedano http://html.rincondelvago.com/el-ultimo-grumete-de-la-baquedano_francisco-coloane_1.html

2 comentarios:

loose dijo...

NUNCA RENDIRSE...
...Me gusta...me transmite....meciéndome entre las olas y la calima...

Un besito.

Pedro dijo...

Así es como me siento a veces, como un eterno grumete, constructor de navíos que nunca arrivarán a ningún puerto pero que recorrerán todos los mares de este mundo.
Me alegro de no estar solo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...