domingo, 19 de septiembre de 2010

Hidrocloruro de Metoclopramida (De banquetes y pócimas digestivas)

Cuentan por los mentideros culturetas que los romanos del imperio, después de pegarse un banquetazo de no te menees, tenían por costumbre introducirse los dos dedos índice y corazón por la boca para presionar acto seguido en la casapuerta del gañote. Con ese estratégico gesto conseguían, digamos, aliviar de peso la bodega, para así poder cargarla de nuevo hasta las trancas. Todo esto siempre en el caso de las clases pudientes, porque para los pobres esclavos con su dieta a base de pan duro y agua o para los plebeyos con su hipoteca a 50 anni, eso de vomitar eran lujos de rico que evidentemente no podían permitirse.

Con el paso del tiempo, el ser humano ideó nuevas formas de llenarse el buche y la sociedad fue democratizando el ardor estomacal hasta llegar prácticamente a todas las capas sociales. Llegados a nuestros días, siguen abundando los encuentros sociales destinadas a reventar el botón del pantalón de los comensales (¿será por eso que los romanos llevaban toga?). Sin embargo hoy ya no se destilan las costumbres del mundo clásico. Por el contrario, la medicina ha inventado una serie de medicamentos para aliviar el incómodo malestar que se produce tras cargar el estómago en demasía. Y así tenemos a los antiácidos, al almagato… y por supuesto al hidrocloruro de metoclopramida, más conocido por otro nombre: el Primperan.

Inevitable acompañante del día después de las barbacoas veraniegas y cenas navideñas, el Primperan ha venido provocando encogimiento de ojos, arrugamiento de narices, espantadas de lengua y otros mohines de repulsa en quienes cometen la osadía de echárselo al buche para así solucionar sus problemas digestivos. Una anciana conocida mía, naturópata hasta el pericardio, conocedora por tanto de los sabores más complicados, me comentó una vez que ese mejunje está elaborado con esencia de inframundo, concentrado de ciénaga y jarabe de ánima, además de una sustancia dulzona y empalagosa que no puede ser de este universo porque si no, es inexplicable su sabor. Aunque lo parezca, yo puedo deciros que la vieja no exagera y que el farmacéutico que inventó la receta del Primperan es descendiente de una secta de brujos y druidas de la peor calaña. Así que después de ser afectado por un reciente empacho, a Dios puse por testigo de que jamás volvería a servirme de tal repugnante brebaje.

Por eso, señoras y señores, he de gritarlo alto y claro: ¡EL PRIMPERAN ESTÁ AJQUEROZO! ¡Vivan las cenas ligeritas con su sandwich mixto, su vasito de agua y su manzanita cortada a gajitos o su yogur blanco! Y si el compromiso obliga y hay que ir a la barbacoa por narices: ¡Viva la sal de fruta Eno! (gritemos esto también a los cuatro vientos a ver si Pepe Eno se entera y me paga por la publicidad). Y si no hay más narices que las medidas drásticas: ¡Vivan los romanos! Pero, Primperan no… Primperan, no. Porque está ajquerozo.

Imágenes: "Astérix en Helvecia"; "El Banquete de los Dioses" de Bellini; la foto del potingue es mía.

11 comentarios:

Anatxu dijo...

Eres un genio,jajajajajaja.
A saber que te has comido tú, pa tener el buche como lo has debido de tener. jejejejej.
Pues ná, a tomarse el purecito de pimperán ese, que no lo había visto en mi vida,creo.y a cuidarse.
Cualquier cosita, ya sabes. Mi portal está lleno de verde y de esquinitas muy coquetas y muy discretas.

Besotes.

genialsiempre dijo...

Pues si te haces vegetariano, te ahorrarás una pasta en porquerías como esa.

Noelplebeyo dijo...

piensa en el placer previo...
en los suculentos alimentos que obtuviste...

y el primperan de postre para recordar que los excesos, casi todos ellos , no son buenos

jejeje

Ernesto Laguna dijo...

Se trata (no tarta) de la llamada "ley de la compensación universal", por la que se equilibran los placeres con los dolores... en fin, sólo la ataraxia nos evita semejantes resbalones. Aprender es lo que importa, sin duda, pues cada experiencia es un mundo. Salud es lo que hace falta.
;)
P.D. Como un oráculo, la verificacion de palabra que me ha salido al postear el comentario: rughtiz. Se explica solo.

Rafiky dijo...

¿Qué has comido, tío? Jajajaja. Yo casualmente tuve hoy una fiesta, y comí de todo: quisse, tarta, pizza, galletas americanas, tortilla de patatas, cheetos, queso, refresco, ...Y no veas cómo terminé (y cómo dejé el cuarto de baño del dueño de la casa).

Tienes razón, es mejor prevenir que curar, así que mejor cuidar nuestra dieta, nuestra manera de comer, evitar comer porquerías baratas o comida basura fuera y preferir antes verduras cocidas y asadas y de vez en cuando un pescadito, un poco de pollito, fruta, yogures naturales, ...Y bueno, una pizza individual pequeña de vez en cuando no sienta mal, al igual que unos espaguetis. ¡Saludos!

Dr.Magenta dijo...

Donde se ponga un poleo-menta....

Pedro dijo...

¿Y qué me dices del pucherito de la abuela, eh? Anda, anda, que se aprende a base de palos. A ver cuando te enteras que Satanas es el que preside la OMS (Organizacion Mundial de la Salud).
Bueno, espero que al menos ya estés mejor.

Un abrazo.

Gitana dijo...

No se puede tener más arte chiquillo! Po´sabe que te digo...que seguro que te meeció la pena meterte entre pecho y espalda una cuchará de primperam eah! que no??? jejejeje!

Yo soy más de Almax y Omeprazol, así que a medida que iba leyendo me iba viendo a mí tomándomelo jejeje!

Muy bueno Deivid, besotes (pero sin primperam!)

Equilibrista dijo...

estoy bien, estoy bien :D pero sólo con ver el bote de primperan me pongo malo xDD

anatxu y gitana, no sabéis de lo que os libráis XDDD

noel y ernesto, gracias por sacarle punta intelectual a esta chifladura

Ernesto, explícamelo que soy un poco ignorante. Pongo 'rughtiz' la palabra en google y me sale Rutiz Family Farms, un grupo de granjas de una familia americana que vende productos vegetales, ¿tiene algo que ver? XDDD

gs: sí, pero no te creas, tomarse un kebab de falafel con todos sus avíos tiene un grave riesgo de sobrecarga...

pedro, qué razón tienes

doctor magenta, usted sí que sabe... hay que dejarse de tantos potingues

rafiky, hay que buscar el equilibrio :D

María Dolores dijo...

Y yo con mi bote de primperan en la cocina, eso sí, lo probé un solo día, como que lo voy a tirar ahora mismo. Vaya despliegue histórico-social que has hecho. Vi un título tan raro que no quise entrar en principio, pero esto es una verdadera maravilla: de los romanos a los laboratorios farmacéuticos actuales. Lo dicho, sigues siendo una joven promesa, así que cuídate el estómago porque para la cabeza no creo que necesites na de na que está bien amueblada, a lo moderno e informal.

Un beso,

Loli.

Equilibrista dijo...

Jaja, Loli, tíralo, tíralo, xDDDD

No, si es verdad que el malestar lo quita... pero por no probarlo se paga el doble de lo que cuesta xP

los fármacos son muy útiles, todo hay que decirlo, pero tampoco hay que malacostumbrarse a ellos... como alternativa están los remedios nafurales

a veces más vale prevenir... que probar el primperan XDDDDDD

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...