jueves, 12 de abril de 2012

Experiencia(s)

En algún concierto en Cádiz
Bueno, llevo ya unos cuántos días sin publicar. Muchos teniendo en cuenta el ritmo que estaba llevando de al menos publicar una vez por semana. Necesitaba y necesito un respiro y creo que por eso toca hacer una entrada más personal, menos literaria. Y voy a ir al grano para no cansaros mucho. Aunque empecé el año muy bien, ahora estoy, digamos, en standby. No le encuentro sentido a nada de lo que hago. A veces tengo la sensación de que simplemente paso el rato. Necesito un proyecto, algo que me haga mirar a un objetivo... En el trabajo, en el estudio, en el amor, en todo. Creo que ese es el "algo" que me falta.

Hay días que uno vislumbra una centella que chisporrotea unos segundos. Hace un par de semanas recité por primera vez yo solo ante un público (antes lo había hecho con mis compañeros del CLL) y fue uno de esos momentos especiales. Y no era por ambición literaria sino porque la gente te escuche, porque se ría contigo y porque, aunque sea un poquito, comparta tus emociones. La mayoría del público (no multitudinario, sí muy acogedor) era gente joven de mi generación. Al principio estuve nervioso, pero luego disfruté estar ahí. El acto lo organizaban l@s chic@s de la asociación La Regadera y después del recital me quedé a compartir un ratito de cervezas con ell@s (y junto con mi amigo Juan Pablo, ¡gracias por venir!)

¿Casiopea? en algún lugar de Chiclana
Ese iba a ser el único tema de esta entrada, pero al final ya veis que ha derivado en un desahogo necesario. Se nota que estoy de bajón y cuento esto para poder seguir avanzando: no tengo curro y no sé para dónde tirar en el tema de trabajo/estudio. Me estoy "buscando", pero me falta ponerme en acción. Sentimentalmente me ocurre algo muy parecido. Por otro lado, sé que tengo amig@s con l@s que puedo contar para hablar de estas cosas y para que me den su apoyo (aunque me haga el remolón muchas veces). En cambio, en mi entorno diario familiar no es así. Me cuesta entenderme con mi familia para hablar de estas cosas. Además hay alguna persona cercana con la que estoy muy distante. Cierto que la falta es de ambos, yo podría hacer mucho más, tender más puentes. Me gustaría que estuviésemos más cerca y nos entendiéramos mejor.

Y ya está, eso es lo que quería decir, no quiero convertir mi blog en un diario íntimo público. Pero necesitaba contar estas cosas. Si os apetece nos tomamos una cerveza (o un café o un helado) y os cuento más. Y si lo necesitáis, escuchar se me da genial.

7 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

el consuelo , aunque de tontos, es que en mayor o menor grado estamos todos parecidos.

Equilibrista dijo...

En ese sentido, creo que merece la pena "hacerse el tonto", aunque sólo sea para compartir consuelo. Y soltar las penas, no quedárselas dentro.

Gracias por leerme, Noel :)

Me ha sentado bien escribir esto.

Zell dijo...

No tenía ni idea de que habías realizado una entrada así (casualmente me da por verlo cuando ayer tu y yo hablamos de este tema), también porque últimamente paso olímpicamente del blog (no hay ganas de escribir, todo sea dicho ^^U).

En fin lo que te dije ayer, que yo ando muy parecido a ti y añado que en todos los ámbitos que mencionas estoy ídem.

Pero lo que te comenté, tenemos que salir adelante por mucho que a veces nos cueste y que de seguro, que esta racha pasará y vendrán tiempos mejores (todos merecemos la felicidad de una forma u otra).

Ya sabes que me tienes aquí para lo que quieras, que te considero un amigo. Un abrazo ;)

Carmen dijo...

Todo son etapas querido Deivid, y el día que estés en la otra, esta que estás viviendo no te parecerá tan importante ni tan caótica. Soy de las que piensan (aunque no siempre sepa llevarlo a la práctica), que cuando uno se estanca no hace falta tomar decisiones desesperadas, es el mejor momento para fluir.
Sabes que estoy aquí, Deivid, y apúntame en la lista de amigos que están deseando tomarse una cerveza contigo para que charlemos de esto y de lo que haga falta.
Un besote grande.

Equilibrista dijo...

Esto es lo que te comentaba el otro día, Zell. Carmen, pues cuando quieras cervecita.

No es que esté mal que me choque con las paredes, pero sí que tengo esa preocupación ahí. Os agradezco que me preguntéis :) Abrazos

Luciérnagacuriosa dijo...

Querido y cercano Deivid: eres tan lindo y sensible como persona, que me temo que estas etapas de reencuentros contigo mísmo te acompañarán muchas veces por la vida, ya que se suele crecer como persona cuando se tienen características tan nobles. Vive estos momentos como crecimiento, te será útil en el futuro. Mientras apoya tu cabeza en los hombros mullidos de quien sepa oírte. Me gustaría que me tuvieras en cuenta, y aunque nos conocemos de hace poco tiempo, sé que no es importante, la conexión está hecha. Un beso.

Equilibrista dijo...

Gracias Luz :) Sigamos en conexión

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...