miércoles, 22 de mayo de 2013

La poesía al objetivo

Hay veces que escuchas algo sin que te convenza lo que te están diciendo, pero al cabo del tiempo otra experiencia distinta te alumbra un sentido diferente de aquello que te dijeron. Me pasó con un amigo de fuera que vino de visita a Cádiz y estuvo en Chiclana junto a otros dos amigos de por aquí. No digo quién es pero se reconocerá seguramente si lee esto. Paseamos por la zona del río, por el parque de Santa Ana y por el centro parcheado de luces de colores (era navidad). Tiempo después, empecé a quejarme en facebook de lo aburrido y gris que es mi pueblo (como suelo hacer muchas veces, confieso ese placer culpable de la autocompasión lugareña), de la escasa oferta de ocio que tiene y del vacío secular de sus calles. Desde la distancia, me contestó mi amigo (que es muy observador, y amante de todo tipo de paisajes tanto urbanos como industriales o naturales) diciéndome que él le había visto encanto a aquel parque, a aquel río, a aquel pueblo, y que le había gustado pasear por allí, conocer el sitio y fijarse en los pequeños detalles. Mi amigo tenía la mirada del bárbaro.

La rutina es una espesa cortina de humo que nos obtura la mirada. Cuando hacemos un viaje para visitar un sitio nuevo y especial, nos fijamos en todos los detalles, queremos abarcar todo el plano. Nos faltan ojos para captar toda la belleza que el lugar nos revela. Es la mirada del bárbaro, en el sentido romano del término de 'extranjero', 'extraño', esa mirada de la que nos habla nuestro profesor de la Escuela de Letras Libres, esa mirada también del niño que lo ve todo especial y asombroso. Miguel Argüez, nuestro profe, nos ha enseñado este curso a mirar el mundo con esa mirada, para poder captar en nuestra cotidianeidad, en nuestra rutina, esos detalles mágicos que pasan constantemente en la realidad, pero que no percibimos porque los problemas y las obligaciones tapan nuestro objetivo interior. Con una serie de ejercicios hemos intentado apuntar a nuestro día a día con un espectro nuevo, enfocar pequeños detalles que antes no veíamos, dejarnos inundar por la luz y disparar entonces agujas poéticas para revelar textos que muestren el mundo de una forma diferente y asombrosa. No sé hasta qué punto habremos conseguido quitar ese velo (ese depende de la relación de cada uno con sus fantasmas interiores) pero al menos ahora el horizonte se nos revela como algo un poquito más mágico que antes.

Cuestión de perspectiva. Haciendo esos ejercicios del taller me di cuenta de lo que decía mi amigo, de esa mirada que yo había perdido por el cansancio y la rutina. Para hacerlos me iba a pasear por Chiclana, por mi antiguo barrio, por mi colegio, por zonas conocidas para reconocerlas desde este nuevo ángulo y por otras que no había pisado, o no me había atrevido a pisar, para dejarme deslumbrar por ellas. En la mochila no sólo echo la libreta y el lápiz, también la cámara de fotos. La vista es mi sentido predilecto, recibo constantemente estímulos, tantos que a veces hasta duelen. Antes necesitaba apuntar a todo de una manera compulsiva, como si no quisiera dejarme nada. Llegó un momento que tuve que asumir que era imposible, que la realidad se prolonga en una ristra infinita de momentos y que yo sólo podía pegarle cortes de vez en cuando, para intentar trascender más allá de mis pies. Una amiga del Colectivo aficionada a la fotografía y la pintura me dijo que ella veía la realidad en estampas fotográficas. Siempre estaba a la caza del disparo. Yo  tuve que asumir que no todo lo que me llamara la atención había que anotarlo ni fotografiarlo, que era el plano y el enfoque lo que encendía la chispa mágica y poética. Había que ser selectivo y riguroso. Aunque en el fondo sea un tic (o un toc), siempre estoy tomando notas y haciendo fotos con lo que lleve a mano, la cámara, el móvil y de vez en cuando de ahí sale un flash poético, un poema o una fotografía. De lo primero, este blog es un álbum de instantáneas, de lo segundo no había hecho registro, o sólo puntualmente. No sé si las unas o las otras tienen valor artístico, pero son mías, son parte de mí y de mi mirada y quiero compartirlas, por eso las cuelgo aquí y de ahí nace la idea de este post. De ahí las metáforas fotográficas de estas líneas.

También dicen que la realidad es más hermosa que la mejor de las fotos. Y desde luego mucho más grande y misteriosa. Es como comparar vida y literatura. Pero supongo que también es cierto que uno, gracias a una cámara, puede extraer parte de esa materia "en carne viva", darle forma con su mirada particular y llevarlo a un contexto nuevo, el marco fotográfico, para mover emociones distintas en el espectador. Para acercarse a la belleza, al arte. Esto sólo son suposiciones y sensaciones (no soy ningún teórico), pero es lo que me parece. He hecho una selección pero estoy pensando abrir una cuenta en flickr o en deviantart para colgar más fotos. Gracias a los que me habéis ayudado a abrir pequeños agujeros en la cámara oscura para que entre la luz y la poesía.

Nota: para verlas mejor os recomiendo clicar en una foto y verlas a pantalla grande.



















Recuerdo también que durante un paseo estas navidades por las marismas reconociendo aves, al que me invitó una amiga aficionada a estos temas. Un compañero de su asociación en este paseo me habló de que antes no se fijaba en todas las maravillas y detalles que tiene la naturaleza, y que tenemos en la provincia de Cádiz. Hasta que, gracias a su novia, ecologista y experta en aves, empezó a coger la bici y los prismáticos, a perderse y a descubrirlos. No me quería olvidar de ese acontecimiento, que me ayudó también a cambiar la mirada. Ni tampoco de mi tío que me enseñó desde pequeño el gusto por lo visual y las historias que pueden contar las fotos. Y otra lección más importante aún: que tus sueños pueden ser un arte y si te lo curras un medio de vida. Ni me olvido de mencionar a otras compis de letras libres que me han inspirado con sus fotos. Ellas saben quién son, y si no, les pongo una etiqueta en facebook y dejo por aquí algunos enlaces. Todos ellos sí que son artistas de verdad.

8 comentarios:

Equilibrista dijo...

Recuerdo también que durante un paseo estas navidades por las marismas reconociendo aves, al que me invitó una amiga aficionada a estos temas. Un compañero de su asociación en este paseo me habló de que antes no se fijaba en todas las maravillas y detalles que tiene la naturaleza, y que tenemos en la provincia de Cádiz. Hasta que, gracias a su novia, ecologista y experta en aves, empezó a coger la bici y los prismáticos, a perderse y a descubrirlos. No me quería olvidar de ese acontecimiento, que me ayudó también a cambiar la mirada. Ni tampoco de mi tío que me enseñó desde pequeño el gusto por lo visual y las historias que pueden contar las fotos. Y otra lección más importante aún: que tus sueños pueden ser un arte y si te lo curras un medio de vida. Ni me olvido de mencionar a otras compis de letras libres que me han inspirado con sus fotos. Ellas saben quién son, y si no, les pongo una etiqueta en facebook y dejo por aquí algunos enlaces. Todos ellos sí que son artistas de verdad.

http://www.pacoabad.com/
http://www.flickr.com/photos/lapetrapan/
http://disparatesaparte.blogspot.com.es/
http://losjartiblesdelabahia.blogspot.com.es/
http://www.flickr.com/photos/papadopouloss/
http://www.flickr.com/photos/lites_in_thee_skyy

Aria dijo...

Lástima que tu gran amigo de fuera no fuese tan receptivo con el resto de la Bahía. Desdeñó su historia, despreció su arquitectura y pasó de sus maravillas naturales durante esas navidades que estuvo aquí hospedándose en mi casa. De hecho lo que más de gustó de Chiclana es su nombre, porque curiosamente le recordaba a la palabra "chicle" y se llevó mucho tiempo riendo por esa idea, pero jamás comentó nada mas allá de aquella graciosa anécdota. Si dudas de esto pregúntale sobre algún detalle de tu ciudad que no aparezca en Google. ¿Por qué me atrevo a decir esto? Simple. Soy una Jartible de la Bahía.

Cuando quieras vamos de nuevo al campo para que puedas hacer reset de las rutinas y los cuchicheos de cosmopolitas

Luis dijo...

La entrada, a medida que la iba leyendo, me encantaba por su aire optimista. Porque lo has logrado, y porque es una reflexión que a todos nos es constructiva (y con la que todos crecemos algo, tanto a leerla como al experimentar su concepto por nosotros mismos).

No obstante cuando ya me ha emocionado es cuando he visto que has incluido fotografías. No te haces una idea de la ilusión que me ha hecho verlas, porque es transmitir desde tu personal punto de vista esos sentimientos que recobras.

Con cada una de ellas a tamaño original, me he pasado un largo tiempo admirándolas. Muchísimas gracias por compartirlas, eleva al máximo el mensaje.

"Fantasía" es literalmente increíble, tanto que incluso las torretas, que muchos dirían que sobran en la imagen, para mi entran en ella, conformando un paisaje sin igual en el horizonte. Que gran instantánea hiciste.

Para "Catapultando colores" no podría haber encontrado un término mejor, me encanta el efecto en la izquierda. Y "Ciudad Liquen" es genial, como luchan : ]

Me encantó el guiño sobre la cuerda. Me encanta "Naturaleza Combina" (que preciosa), "Victoria" y "La curiosidad" (es precioso el gato y el juego de miradas con los ojitos del bowl de cereales).

Para mi el redescubrir mi hogar quizás vino de la mano de aquel momento en el que comencé a querer salir a conducir por conducir. Detener el coche a un lado, sentarte junto a la rueda y mirar el horizonte... Años después comencé a valorar aquellos espacio de la infancia que hacía años no visitaba. Detalles de su arquitectura que antes ni había percibido, y al tiempo, solo al tiempo, uno comienza a vivir cada hora como algo más cargada de sentido.

Eres genial, no cambies nunca.

La Griega de AndaluCái dijo...

Conocer tu visión sobre "los ojos del bárbaro" me han permitido deleitarme de esas vivencias que transmites y acompañas con fotos. Nos pasa a todos en todas las ciudades, cuando transitamos por ellas nos perdemos la belleza de lo rutinario, por eso mismo, por rutinario.Tendríamos que salir cada día con una idea diferente de mirar. Es decir.....hoy voy a mirar hacia arriba y ver que hay por encima de mi cabeza. Yo suelo ponerlo en práctica y veo bellezas como la de tu tercera foto. Esa azotea llega de yerbajos preciosa!!. Vemos torres, almenas, balcones, gatos que pasean por cornisas llenas de musgo. Vemos a la anciana que hace años dejó de salir a la calle y nos contempla con mirada vacía pero llena de interrogantes.
Dejemos de mirar hacia abajo. Detengámonos en las paredes sucias y veamos su solera. Busquemos los gatos en los tejados y demos forma a la ropa tendía.
Un saludo desde el sur del sur de AndaluCái y muchas gracias por incluir mi enlace de flickr en esta entrega.

papadoupoluss

garcía argüez dijo...

Gloria bendita, deivid!!!!

Carmen dijo...

Tienes toda la razón querido Deivid. Me pasó el día que vinisteis a conocer Medina, me puse las gafas de forastero con ustedes y descubrí una Medina totalmente distinta a la cotidiana. Eso de tener gafas para los distintos puntos de vista es toda una ventaja, y me encanta que tú y el resto de compañeros-amigos-hermanos que vivimos alrededor de las letras, sepamos quitarle a la vida ese velo de cotidianidad. Que bonita tu reflexión. Y gracias por nombrar mi página y sobre todo por compararme con esos monstruos de la fotografía.
Besiiitos

Gitana dijo...

Es verdad que no somos conscientes de nuestro alrededor, y hace falta colocar unas gafas ya sea de poeta o de fotógrafo o de pintor,..... para ver lo que pasa por nuestros pies. Cuando consigues ver las pequeñeces que llenan nuestra vida, todo se ve de otra manera. Magnífica entrada Deivi. Un día nos tenemos que echar una foto en la barriada ;) Y te animo desde ya a que vayas mostrando tus foticos!

Un beso.

Equilibrista dijo...

He añadido mi primer comentario al post, debajo de las fotos. Quería meter esas menciones en el texto principal, pero ya lo tenía escrito y organizado y no había manera de encajar y que las ideas quedaran bien ordenadas. Resulta que después de escribir el texto me iba acordando de más experiencias y más gente.

Os voy contestando uno a uno:

Aria, pues cualquier día hacemos otro paseo por las marismas o por cualquier zona. Ya se me han olvidado los tipos de gaviotas, cachis xD Gracias por contribuir a esa mirada poética invitándome a ese paseo y enseñándome las maravillas que hay en mi entorno, pero que desconocía. Tu cariño por la naturaleza y conocimiento de ella también han sido reveladores para mí, al darme cuenta de todos los mundos que hay más allá del nuestro. Tus compis me resultaron buena gente y con una mirada especial de las cosas, que no la tiene todo el mundo. Cuando vengan por aquí de nuevo, dame un toque y así los saludo.

Luis, gracias tío. Me alegro que te hayan gustado la experiencia y las fotos. Los acontecimientos que he ido narrando son los que me han llevado a mirar las cosas de otra forma. Te agradezco esa conversación que tuvimos, que me ayudó a tener ese chispazo que me hizo imaginar otra perspectiva. Y también tu gusto por el arte visual que es algo que compartimos.
Fantasía me recordó a FF1 :) Ciudad Liquen es muy especial, me quedo embobado mirándolos. La del arbol es que me gusta mucho la combinación de colores. La gata es una artista, ahora tiene una compañera que también es adorable y bastante payasa y divertida. Victoria fue por casualidad. Tuve suerte pero fue un win fotografiar a la gaviota. Un abrazo, compañero!

Gracias Griega! Totalmente de acuerdo contigo. Esa conversación que tuvimos en Cádiz fue muy reveladora para mí. De nuevo sale la azotea, tengo una historia especial con los yerbajos. Me parecen auténticas ciudades a nivel pequeño. A ver si alguna vez cuento esa historia que tengo por ahí.

Profe, gloria pa ti!!! jajaja... Gracias por tus enseñanzas y por revelarnos el mundo que hay detrás de todos los velos que nos ponen y nos ponemos.

Carmen, qué guay esa experiencia asidonense. Creo que tendríamos que hacer alguna vez un tour por Chiclana, y comprometernos cada uno de los chiclaneros a hablar de una zona emblemática. Sobre todo como regalo para los que venís de fuera tan pacientemente. Hay que proponerlo. Y te mereces de sobra tener ahí tu enlace.

Gitana. Ayyyyys, tengo una historia especial con la barriada que no sé si va a ser mi salvación o mi condena. También la contaré algún día, es una historia que tiene que ver con la de los liquenes. Esa foto hay que hacerla, hay que hacerla. Así de paso hablamos y recordamos, que seguro que tenemos muchos recuerdos en común. Así nos reencontramos con el lugar y con lo que fuimos, que en definitiva es lo que somos. Me gusta la palabra pequeñeces, la grandeza de las pequeñeces. Y cuenta flickr en breve ;)

Besos y abrazos a tod@s

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...